Producto agregado con éxito al carrito

Para asistencia podes llamarnos al

(011) 4312-1020

Es hora de conocer a Daisy: el robot reciclador

En un artículo anterior nos concentramos en las principales actividades que está llevando a cabo Apple en el marco de su estrategia de sostenibilidad: reutilización de componentes (en especial oro, estaño, tierras raras y plásticos), eficiencia energética tanto en las plantas y en la cadena de valor de la compañía
Es hora de conocer a Daisy: el robot reciclador

En un artículo anterior nos concentramos en las principales actividades que está llevando a cabo Apple en el marco de su estrategia de sostenibilidad: reutilización de componentes (en especial oro, estaño, tierras raras y plásticos), eficiencia energética tanto en las plantas y en la cadena de valor de la compañía como en los equipos para disminuir el consumo de los usuarios, disminución de elementos contaminantes (por ejemplo, ya casi no se usa plástico en los empaques), entre muchas otras iniciativas.

Pero una de las acciones más curiosas es también, una de las menos conocidas: Daisy, la particular empleada que ya lleva cuatro años trabajando en la empresa. Inició sus funciones en 2018 y, aún cuando el equipo que la precedió se caracterizaba por los buenos resultados, ella solo logró lo que parecía imposible: multiplicar exponencialmente el ritmo de trabajo.

Cada producto Apple contiene materiales que se pueden reutilizar para fabricar otros nuevos. Aquí entra en juego Daisy: ella es capaz de desarmar hasta quince modelos diferentes de viejos iPhone y, con mucha eficiencia y en muy poco tiempo, separar todos los materiales esenciales que puedan ser empleados para crear un nuevo producto, en particular oro, cobalto, acero y tungsteno. Lo recuperado no se utiliza exclusivamente para Apple: vuelve al mercado y también puede ser aprovechado por otros fabricantes.

No dijimos el dato más importante (aunque dejamos el spoiler en el título): Daisy es un robot. Su precisión para desmontar y separar las piezas de los dispositivos es absoluto. El desperdicio que genera, nulo.

Daisy no trabaja sola: Dave, su compañero, se inició en el cargo casi al mismo tiempo que ella y se ocupa de las pantallas, del sistema háptico y de la batería.

Entre los dos, son capaces de revisar, desmontar y separar las piezas de 400 teléfonos en apenas una hora.

Usar un producto Apple siempre fue placentero. Usarlo sabiendo que en su fabricación se está cuidando al extremo el medio ambiente, es doblemente maravilloso.

Etiquetas: desperdicio | MaximStore | robot

Somos el distribuidor Apple

más importante del país